Saltar al contenido

Víctor Pérez: «Los carabineros son enviados a la calle sin estar preparados y luego son perseguidos muy duramente».

El ex Ministro del Interior señaló la responsabilidad del Estado en el control del orden público. "Su falta de especialización les hace cometer errores y se les priva de cualquier ayuda estatal", dijo.

Víctor Pérez:

Víctor Pérez: "Los carabineros son enviados a la calle sin estar preparados y luego son perseguidos muy duramente".

Casi tres semanas después de su renuncia al cargo, el ex Ministro del Interior Víctor Pérez hizo una evaluación basada en los cargos constitucionales en su contra, los cuales fueron finalmente rechazados en el Senado.

En una entrevista con La Tercera, la anterior autoridad declaró que «estaba absolutamente claro que la acusación podía terminar con un cargo constitucional. Hay fuerzas políticas que tratan de bloquear, crear conflictos, exacerbar las diferencias, y esto era una posibilidad real».

«Sabía que apoyar a los carabineros, una de las cosas que hice permanentemente durante esos tres meses, tendría costos políticos, pero creía que se trataba de la justicia», dijo.

«Los que tanto critican a los carabineros hoy en día gobernaron durante 24 años, y lo único que hicieron fue aumentar el número de funcionarios de 20.000 a casi 60.000. No hicieron nada en términos de modernización, formación, especialización y reformas estructurales. No hicieron nada en términos de modernización, formación, especialización y reformas estructurales. Una institución que está expuesta a la inusual violencia del país y que no estaba preparada para afrontarla está, sin duda, cometiendo errores y situaciones que desearía que nunca hubieran ocurrido, pero los que hoy la atacan no han hecho nada», continuó.

En este sentido, señaló: «Los carabineros trabajan con un gran sentido del deber, pero con las limitaciones de los que no están preparados para afrontar los hechos como lo hicieron en su momento. Me pareció muy injusto responsabilizar a los carabineros y señalarles con el dedo, a pesar de que nunca se han esforzado por mejorar sus condiciones y hacer el esfuerzo que ahora debemos hacer».

Refiriéndose a los informes de abuso y violencia excesiva, Pérez dijo que «en situaciones límite, esta falta de preparación afecta el resultado. No creo que un carabinero se levante hoy para lastimar a alguien, pero por su falta de experiencia y de especialización, comete errores y se ve privado de cualquier ayuda gubernamental».

«Los carabineros, digámoslo así, son enviados a las calles para enfrentar el orden público sin estar preparados, y hoy tienen que lidiar con al menos tres autoridades estatales que son muy duras con ellos», dijo.

Refiriéndose al caso del adolescente que cayó al río Mapocho tras ser atropellado por un policía en el puente Pío Nono, Pérez dijo que «el Estado tiene una responsabilidad en este asunto que está tratando de ignorar, que intenta señalar con el dedo al otro, pero es el estado el que tiene un chico de 22 años (el cabo Zamora) que sólo quiere ser policía, enviado a la calle para enfrentarse al orden público sin mucha preparación.

«Y hoy tienen en su contra al Consejo Nacional de Defensa, al Ministerio de Publicidad, al Instituto de Derechos Humanos, a la Oficina de Defensa de los Niños. Es una cuestión muy chocante de trato desigual. No lo están preparando y también lo están persiguiendo muy duro», añadió.

Cuando se le preguntó sobre las acusaciones de impunidad contra la institución, Pérez finalmente dijo que «esta declaración tiene poca base en la realidad. El número de carabineros liberados que han sido reportados a la corte, la oficina del fiscal, los prisioneros que existen hoy en día

«Oficiales como el Comandante Crespo (en el caso de Gustavo Gatica) y otros… No sé dónde está la impunidad, al contrario; se puede ver que el país ha sido desgarrado y muy pocas personas están encarceladas», dijo.

«Los carabineros están lejos de quedar impunes, han sido severamente castigados y el gobierno ha dictado resoluciones, 48 generales han abandonado la institución, junto con Rozas, de 49 años, lo que demuestra que hubo una decisión de tratar de poner la acción de los carabineros en el marco de la ley, y eso es lo que hay que proteger», concluyó.