Saltar al contenido

ME-O acusa de «persecución legal con fines políticos» después de que Servel lo descalificara para votar.

"Es evidente que nos enfrentamos a un caso de justicia", dijo el ex candidato presidencial, quien dijo que ha esperado seis juicios para "probar la falsedad de las acusaciones en mi contra".

ME-O acusa de

ME-O acusa de "persecución legal con fines políticos" después de que Servel lo descalificara para votar.

(Agencia UNO) – El presidente de la PRO, Marco Enríquez-Ominami, acusó de «persecución legal con fines políticos» tras enterarse de su incapacidad para votar en el Servicio Electoral (Servel).

«Hace seis años se abrió una investigación en mi contra por presuntos delitos en el ámbito de la financiación irregular de actividades políticas. Más tarde me formalizaron. He esperado todos estos años, pacientemente, por un juicio justo. Un juicio en el que pueda probar ante un juez imparcial la falsedad de las acusaciones hechas contra mí. Y para mostrar a mis compatriotas que no hay otra razón para esta persecución que el interés de influir en mi papel político», declaró en una declaración pública.

El ex candidato presidencial dijo: «No hay depósitos irregulares en mis cuentas personales, ni en las de mis parientes, ni en las de las empresas legales. No me he enriquecido con actividades políticas. No he evadido los impuestos personales o corporativos. No he cometido ningún fraude. No le he pedido a nadie dinero irregular.

«Incluso en el caso violento del uso del avión, fue la propia fiscalía quien, en una audiencia y en el tribunal, se dio cuenta de que el acto no era criminal. Es contra la propia ley acusarme de un presunto delito en la campaña electoral de 2013 cuando las mismas reglas estipulan que el candidato no tiene ninguna conexión con ella», añadió.

también dijo: «Soy el único candidato en la historia electoral de Chile que ha sido acusado de sujeción electoral, y es evidente que estamos ante un caso de estado de derecho o de persecución legal por motivos políticos. Hoy me enteré de que, como resultado de estas acusaciones, que han estado esperando juicio durante seis años, seré suspendido en las próximas elecciones de delegados a la Convención Constitucional», dijo.

también dijo: «Lamento no poder hacerlo, sobre todo porque como miembro del Parlamento, presidí una comisión de reforma política que propuso llevar adelante la nueva Constitución. Planteé la necesidad de una nueva Constitución en la campaña de 2009; publiqué un libro sobre una nueva Constitución en 2011; propuse y pedí una Asamblea Constituyente para una nueva Constitución en 2013. En la segunda vuelta, incluso declaré que mi candidato era la Asamblea Constituyente. Hice lo mismo en 2017. Durante años he luchado por ello, convencido de que los problemas del país -muchos de ellos- radican en la «Carta de Derechos Fundamentales heredada de la dictadura».

Por eso «ante esta nueva injusticia, he pedido a mis abogados que apelen a todas las autoridades legales para asegurar un juicio justo y el debido proceso lo antes posible», concluyó.