Saltar al contenido

Mike Pompeo se aleja de la teoría sobre el origen de COVID-19 en un laboratorio en China

"Sabemos que comenzó en Wuhan, pero no sabemos dónde o quién", dijo el Secretario de Estado de los Estados Unidos. Esto a pesar del hecho de que a principios de mayo afirmó que había "enormes pruebas" que apuntaban al Instituto de Virología.

Mike Pompeo se aleja de la teoría sobre el origen de COVID-19 en un laboratorio en China

Mike Pompeo se aleja de la teoría sobre el origen de COVID-19 en un laboratorio en China

El Secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, parece estar alejándose de la teoría que él y el Presidente Donald Trump plantearon de que la pandemia de coronavirus se originó en un laboratorio de Wuhan, China.

Pompeo dijo en una entrevista con Breitbart emitida el sábado: «Sabemos que empezó en Wuhan, pero no sabemos dónde o quién, y estas son cosas importantes.

«Hemos pedido repetidamente equipos que ayuden a identificar el origen del virus», dijo el secretario.

Durante semanas, Pompeo ha defendido públicamente la teoría de que el virus, que ha infectado a más de 1,4 millones de estadounidenses, se originó en el Instituto de Virología de Wuhan, y en una entrevista a principios de este mes dijo que había «tremendas pruebas» de que así era. Más tarde admitió que no podía estar seguro de su origen y que la evidencia de que provenía de «cerca» del laboratorio de Wuhan «podría estar equivocada».

Si bien Trump afirmó igualmente haber visto pruebas que vinculaban el brote con el laboratorio de Wuhan, las evaluaciones de los científicos y las que circulan entre los aliados del intercambio de inteligencia de los Estados Unidos postulan que es «altamente improbable» que el virus provenga de un laboratorio. El Servicio Secreto de los EE.UU. ha dicho que está investigando ambas posibilidades.

El gobierno chino ha rechazado la demanda, llamándola «calumnia», lo que debería aumentar las posibilidades de reelección de Trump.

Pompeo ha condenado repetidamente a Beijing por su falta de transparencia en relación con la pandemia.

En su entrevista con Breitbart, Pompeo subrayó que es «crucial» para los científicos que trabajan en el desarrollo de vacunas saber dónde comenzó el brote, y acusó a China de «tratar de socavar el entendimiento básico de la transparencia que todo país debe cumplir».

Pompeo también reiteró que los Estados Unidos tienen la intención de castigar a China por la pandemia mundial, pero señaló que «los mecanismos exactos que elegiremos, quiero asegurarme de que (Trump) tenga la oportunidad de obtener información completa y tomar estas decisiones».

La CNN informó a finales de abril que el gobierno de Trump está desarrollando un plan a largo plazo para castigar a China en varios frentes por el brote mortal. Varias fuentes de la administración dijeron que estaban estudiando diversos instrumentos, entre ellos, sanciones, la cancelación de la deuda de los Estados Unidos y la elaboración de una nueva política comercial para dejar claro a China y a todos los demás dónde cree que recae la responsabilidad.

Nectar Gan, Stephen Collinson y Kylie Atwood contribuyeron a este informe.