Saltar al contenido

Los habitantes de La Plata temen más desalojos en la provincia de Buenos Aires

Después de la forma violenta en que los habitantes de Guernica fueron sacados de la tierra ocupada, los residentes de otras de las 96 tomas de la provincia temen sufrir el mismo destino.

Los habitantes de La Plata temen más desalojos en la provincia de Buenos Aires

Los habitantes de La Plata temen más desalojos en la provincia de Buenos Aires

Hace tres semanas, cientos de familias fueron desalojadas de la propiedad de Guernica en la provincia de Buenos Aires, Argentina.

Hoy en día, los residentes de otras ciudades de la región temen que sus pequeños edificios sean destruidos y que no tengan un lugar donde vivir.

En la propiedad de Los Hornos, los residentes temen que se repita lo que ya han visto en los medios de comunicación. «Imagina venir a cualquier hora del día o de la noche y ser sacado como ellos: Te quitan tus criaturas y destruyen las pocas cosas que tienes», dice Gladys, que ha ocupado una habitación en el terreno.

«Tengo cinco hijos y es difícil», dice Gabriela, otra residente de Los Hornos. Según el Ministerio de Desarrollo de la provincia de Buenos Aires, este temor se repite en otras 96 grabaciones.

«Soy alguien que necesita este lugar, de lo contrario no estaría aquí. Si tuviera suficiente para comprar, no estaría aquí», dijo Gabriela.

La necesidad de tener un hogar es contraria al código penal argentino, que prevé una pena de prisión de hasta tres años por el delito de apropiación indebida.

«No me siento como un criminal. Me involucré porque la gente se involucró y no tenía adónde ir», agrega Gladys.

Rubén Pascolini, Subsecretario de Estado de Hábitat de la provincia de Buenos Aires, dice que «nosotros en Guernica hemos hecho grandes esfuerzos para evitar que esto suceda», el mismo esfuerzo que han estado haciendo desde febrero de este año, cuando comenzó la ocupación de Los Hornos.

Ubicada en la ciudad de La Plata, Los Hornos es la propiedad más grande de toda la provincia. Son más de 160 hectáreas, donde viven al menos mil familias, que llegaron hace nueve meses, con un futuro que se debate entre la posibilidad de desalojo promovida por el ayuntamiento y la intención de las autoridades provinciales de evitarlo.

«Aquí hay vecinos que se están apoderando de un terreno. Yo no quiero eso, nadie quiere eso. La violencia no es el camino correcto, pero creo en la propiedad», dijo el intendente de La Plata, Julio Garro.

Por el momento, se espera un proyecto de distribución del espacio ocupado, ya que la provincia de Buenos Aires tiene el derecho de uso de la tierra. Esto no ocuparía todo el espacio, pero les daría un lugar para vivir.

Sin embargo, Rubén Desio, propietario de los terrenos adyacentes a Los Hornos, también se vio afectado por la toma de posesión. «El término que usan es: ‘Merecemos esta tierra, nadie nos la quita'», dice.

«Allí, el desalojo suena impactante, no sé cuál sería el término, pero lo quiero de vuelta», añade Rubén.

«Moriré aquí. Si no nos sacan», concluye Gladys.