Saltar al contenido

Línea de tiempo: Todo lo que necesitas saber sobre las elecciones en Bolivia este 18 de octubre

La Unión Europea, la OEA y varias organizaciones internacionales estarán observando esta elección, que los analistas llaman una de las más importantes en la historia democrática del país. Los resultados oficiales estarán listos en siete días a partir del 18 de octubre.

Línea de tiempo: Todo lo que necesitas saber sobre las elecciones en Bolivia este 18 de octubre

Línea de tiempo: Todo lo que necesitas saber sobre las elecciones en Bolivia este 18 de octubre

(CNN en Español) – Los bolivianos irán a las urnas el 18 de octubre en lo que algunos analistas consideran las elecciones más importantes de la historia democrática de Bolivia.

Con el legado de las elecciones de octubre de 2019, el escenario está listo para el desafío de un día de elecciones en medio de la pandemia de coronavirus.

Una elección decisiva tras la grave crisis política y social que estalló hace casi un año, después de que los partidos de la oposición cuestionaran la interrupción del recuento de votos rápidos y acusaran a Evo Morales de querer cambiar la tendencia del recuento de votos preliminares, que había incluido una segunda vuelta contra el candidato Carlos Mesa.

En las elecciones de 2019 en Bolivia

Morales negó la posibilidad de fraude electoral, como alega la oposición, y anunció el 24 de octubre de 2019 que había ganado. «Les traigo buenas noticias», dijo el presidente en una conferencia de prensa en La Paz de un humor visiblemente bueno. «Hay un déficit del 1,5%, puede variar y aún no es oficial, pero ya hemos ganado», añadió.

En medio de movilizaciones, cabildeos ciudadanos en varias ciudades del país y un paro nacional convocado por organizaciones civiles y sectores ciudadanos, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) anunció la victoria de la primera vuelta de Evo Morales el 25 de octubre.

Ante el anuncio del TSE, los movimientos ciudadanos y cívicos en las calles radicalizaron sus medidas de presión. Y estalló un conflicto que se volvió violento y se cobró docenas de vidas.

El 23 de octubre y el 10 de noviembre, la Organización de los Estados Americanos publicó versiones preliminares del informe de una misión técnica que descubrió irregularidades. Más tarde, el 4 de diciembre, el informe concluiría que había habido «manipulación y sesgo» en el recuento de los votos.

Después de las elecciones en Bolivia, la crisis social en las calles se intensifica

La policía se unió al movimiento ciudadano y se amotinó en sus unidades. Horas más tarde el alto mando militar «sugirió» que Morales se apartara y dejara su puesto.

Morales renunció horas después en la televisión después de haber gobernado el país durante 13 años y 9 meses. Salió del país sin renunciar formalmente a su cargo de presidente y solicitó asilo político en México. Desde allí denunció un golpe de estado contra él.

Jeanine Áñez asume como presidenta interina de Bolivia

El Congreso aceptaría la renuncia de Morales meses después, pero en este momento de confusión, Adriana Salvatierra, senadora del MAS, también renunció públicamente a la presidencia del Senado, reforzando la vacante dejada por Morales.

El mecanismo de sucesión constitucional abrió la puerta a la entonces segunda vicepresidenta de esta cámara, Jeanine Áñez.

El 12 de noviembre Áñez tomó posesión como presidente interino del país. El Tribunal Constitucional la apoyó interpretando que había un «abandono definitivo» de la presidencia por parte de Morales. Salvatierra señaló que en el momento en que Áñez asumió la presidencia interina, el Senado aún no había aceptado su renuncia, por lo que el puesto no correspondía a Áñez sino a ella.

En este contexto, al menos 30 personas murieron en enfrentamientos entre sectores sociales cercanos al partido de Morales, el Movimiento al Socialismo (MAS) y las fuerzas policiales. El gobierno de Áñez negó el uso de armas mortales en las manifestaciones. Por su parte, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) describió las muertes como masacres.

¿Por qué hay una opción ahora?

El 24 de noviembre de 2019, Áñez promulgó la ley de elecciones. Sin embargo, esperaría hasta enero para convocar a elecciones el 3 de mayo de 2020.

Cuando esta primera convocatoria se pospuso debido a la emergencia sanitaria en la COVID-19, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) fijó el 6 de septiembre como la nueva fecha de las elecciones, pero ni siquiera esta fecha pudo fijarse debido a las complicaciones de salud causadas por la propagación de la pandemia.

En respuesta al anuncio del nuevo aplazamiento, los movimientos sociales vinculados al MAS bloquearon las principales rutas terrestres y exigieron que se mantuviera la fecha del 6 de septiembre. Las tensiones durante las elecciones agravaron la crisis sanitaria, según un comunicado de prensa emitido por el Ministerio de Salud el 7 de agosto, en el que se afirma que los bloqueos impidieron el suministro de oxígeno a los hospitales del país.

Los datos oficiales del ministerio y de varios funcionarios del gobierno indican que al menos 30 personas murieron por falta de oxígeno durante este período.

Morales negó que estas protestas fueran responsables de las muertes en los hospitales. En un mensaje de Twitter citó un informe del director de un hospital sobre la falta de oxígeno y el fracaso de los respiradores proporcionados por las autoridades para acusar al «gobierno de facto» de «ser responsable de crímenes contra la salud y la vida».

Evo Morales, registrado como candidato

Bajo presión y después de un acuerdo con los diferentes grupos políticos, el TSE decidió finalmente posponer la fecha de las elecciones generales hasta el 18 de octubre. Esto incluyó la votación sobre la renovación de la legislatura.

Pero antes de que el horizonte se aclarara, la escena política tuvo que soportar meses de reacciones desafiantes en torno al regreso de Evo Morales a su cargo electo. Tras el primer recurso de Áñez, los partidos inscribieron sus listas de candidatos en el TSE el 4 de febrero. El ex líder del partido MAS estaba en la lista como candidato a senador por el departamento de Cochabamba.

Los oponentes de Morales impugnaron su registro. Y el TSE descalificó su candidatura por no cumplir el requisito de dos años de residencia permanente en la circunscripción, como se establece en el artículo 149 de la Constitución.

La disputa por la candidatura de Morales duró hasta septiembre, cuando la Corte Departamental de Justicia de La Paz rechazó una orden constitucional presentada por el MAS. El fallo confirmó la descalificación de Morales como candidato a senador de Cochabamba.

Semanas después, el mismo Tribunal Departamental de Justicia de La Paz se negó a confirmar un recurso presentado por la senadora Carmen Eva Gonzales para revocar el estatus legal del MAS y excluirlo de las elecciones, argumentando que su candidato presidencial, Luis Arce, había comentado una votación interna cuando no fue permitida por el Tribunal Supremo Electoral.

En este contexto, un informe de Human Rights Watch señaló que el gobierno de Añez estaba usando el sistema judicial para perseguir políticamente al ex presidente y a su partido.

El Ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, rechazó el informe de HRW En una conferencia de prensa recordó que supuestamente «el MAS preseleccionó a las autoridades judiciales» y que «todo el sistema judicial fue cooptado por el MAS, el partido de Evo Morales, y por lo tanto es una contradicción decir que el actual gobierno ejerce control sobre el poder judicial o como arma de persecución».

¿Qué elegirán los bolivianos el 18 de octubre?

Los bolivianos elegirán un presidente, un vicepresidente, senadores, diputados y representantes supranacionales.

Según la ley electoral, para ser nombrado Presidente y Vicepresidente, un candidato debe recibir más del 50% de los votos válidos emitidos o, en su ausencia, al menos el 40% de esos votos y una diferencia de al menos el 10% con respecto al segundo candidato más elegido.

En estas elecciones generales, los bolivianos también votarán por los miembros de la Asamblea Legislativa Plurinacional, que consiste en la Cámara de Diputados y el Senado.

El Senado tiene 36 miembros, cuatro representantes de cada uno de los nueve departamentos del país. Los senadores son elegidos de listas partidistas, con un mandato de cinco años y la posibilidad de reelecciones sucesivas.

La Cámara de Diputados tiene 130 miembros, 63 de los cuales son elegidos en cada sección en circunscripciones unipersonales. Los 60 restantes son elegidos en circunscripciones multidepartamentales a partir de listas encabezadas por candidatos a presidente, vicepresidente y senadores estatales.

El mandato de los miembros del parlamento es de cinco años. Deben tener al menos 18 años el día de la elección.

El 18 de octubre 7.332.925 bolivianos tienen derecho a votar. Esto se establece en el nuevo padrón electoral aprobado por el Tribunal Supremo Electoral. De este total, 7.031.294 podrán votar en Bolivia y 301.631 en el extranjero. Desde el censo de 2019, ha habido un aumento de 17.561 votantes.

¿Cómo se cuentan los votos?

Según la ley electoral, sólo se conocerán los resultados preliminares del recuento rápido oficial el mismo día de la votación en Bolivia y en el extranjero.

El TSE utilizará el nuevo sistema de difusión de resultados preliminares (Direpre) para difundir los resultados preliminares o iniciales del estudio.

La difusión de los datos preliminares comenzará tan pronto como se cierren los colegios electorales en los distintos colegios electorales. Sin embargo, a diferencia de los resultados finales, estos resultados no son legalmente vinculantes. Como se establece en la ley electoral, los resultados finales y oficiales del día de las elecciones se anunciarán dentro de los siete días siguientes al día de la elección.

Los resultados de la elección son anunciados oficialmente por el TSE con los candidatos presidenciales, vicepresidentes, senadores, diputados y representantes supranacionales ganadores que ocuparán sus cargos durante los próximos 5 años.

¿Habrá una segunda ronda?

Por primera vez en la historia de Bolivia, las elecciones presidenciales podrían definirse como una segunda vuelta, modalidad introducida en la Constitución adoptada durante la presidencia de Morales en 2009.

De acuerdo con el artículo 16 de la Constitución Política del Estado boliviano, se realiza una segunda votación entre los dos candidatos con más votos si ninguna fórmula logra el 50% más uno de los votos válidos o el mínimo del 40% con una ventaja de por lo menos el 10% sobre la segunda candidatura.

Si los resultados conducen a una segunda ronda de votaciones, según el calendario electoral actual estas elecciones tendrán lugar el 29 de noviembre y los resultados también se anunciarán dentro de siete días. El candidato que haya recibido la mayoría de los votos válidos gana la segunda vuelta.

¿Por qué debería llamarse una segunda ronda?

Según el artículo 16 de la Constitución Política del Estado boliviano, si ningún candidato a presidente y vicepresidente recibe el 50% más uno de los votos válidos o al menos el 40% con una diferencia de al menos el 10% respecto a la segunda candidatura, se realizará una segunda vuelta de votación dentro de los 60 días siguientes a la primera votación entre los dos candidatos que hayan recibido más votos.

En esta segunda vuelta, la candidatura será declarada al Presidente y al Vicepresidente por mayoría de votos.

Las condiciones impuestas por la emergencia sanitaria en COVID-19 distinguirán estas elecciones de las anteriores. Especialmente en el día de las elecciones. El Tribunal Supremo Electoral ha emitido un Protocolo de Salud y Bioseguridad para prevenir la infección y garantizar la salud de los bolivianos y su derecho al voto.

Entre otras cosas, el protocolo prevé una hora adicional por día (de 8:00 a 17:00) con ventanas de tiempo de acuerdo con el llenado de la tarjeta de identidad.

Al mismo tiempo, sólo los ciudadanos de entre 18 y 50 años pueden prestar juramento, para proteger a los adultos mayores con mayor riesgo de infección. Además, se restringirán las actividades comerciales en un radio de 100 metros alrededor de los colegios electorales. Y el uso de barbijos y gafas protectoras será obligatorio tanto para los votantes como para los miembros de los colegios electorales.

El alcohol también estará disponible para la limpieza de la superficie. Los votantes tendrán que estampar su propia huella digital en la lista de votación.

¿Qué misiones de observación estarán en Bolivia durante las elecciones?

Misiones de observadores de la Unión Europea, el Centro Carter, la Unión Interamericana de Organismos Electorales, la Asociación de Organismos Electorales Sudamericanos y la OEA estarán presentes en las elecciones del 18 de octubre, según lo confirmado por la Corte Suprema Electoral.

¿Qué se sabe sobre el voto en el extranjero?

El TSE garantizó el derecho al voto a los bolivianos que viven en los 30 países con representación diplomática boliviana.

El Ministerio de Relaciones Exteriores confirmó que hasta ahora 27 países han ratificado la celebración de elecciones en sus territorios mediante notificaciones oficiales.

Las elecciones se celebrarán en el marco del respeto de sus responsabilidades y la definición de las medidas sanitarias adoptadas por cada país en el ámbito de la bioseguridad frente a la pandemia.

¿Quién puede ganar?

Según la última encuesta de CiesMori, dos candidatos lideran las intenciones de voto: Luis Arce Catacora del MAS, ex ministro de Economía y Finanzas del gobierno de Evo Morales, lidera la preferencia de los encuestados con un 30,6%. Le sigue Carlos Mesa, ex presidente de Bolivia, con un 24,7%.

Según estas proyecciones, ninguno de estos dos principales candidatos lograría obtener más del 50% de los votos en la primera vuelta, o el 40% con una ventaja de 10 puntos sobre el segundo candidato, para acceder a la presidencia. Esto sugiere que la competencia podría definirse en una segunda ronda. Esta es una circunstancia sin precedentes en la historia de Bolivia.

Si este es el caso, Mesa podría ganar en la segunda vuelta con el 44,1% de los votos, frente al 36,9% de Arce Catacora, según la misma encuesta.

La encuesta nacional en CiesMori se realizó entre el 20 y el 29 de septiembre en un estudio urbano-rural en 469 ciudades de los nueve departamentos con un total de 2.401 casos y un margen de error del 1,99%.