Saltar al contenido

El Papa Francisco declaró que el pago de impuestos «es un deber de los ciudadanos».

El pontífice añadió que también es una obligación "cumplir con las leyes justas del Estado".

El Papa Francisco declaró que el pago de impuestos

El Papa Francisco declaró que el pago de impuestos "es un deber de los ciudadanos".

(EFE) – El Papa Francisco dijo hoy, durante la oración dominical del Ángelus desde la ventana del Palacio Apostólico, que «el pago de los impuestos es un deber de los ciudadanos», así como el respeto a las leyes «justas» de los Estados.

«El pago de los impuestos es un deber de los ciudadanos, así como el respeto a las leyes justas del Estado. Al mismo tiempo, es necesario afirmar la primacía de Dios en la vida humana y en la historia y respetar el derecho de Dios a todo lo que le pertenece», dijo.

De esta manera el Papa reflexionó ante los fieles que asistieron a sus palabras desde la Plaza de San Pedro cuando comentó el Evangelio y el pasaje en el que a Jesús de Nazaret le preguntan sus detractores si es lícito honrar al César.

Cuando Jesús vio la imagen del Emperador en una moneda, respondió: «Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios».

«En esta frase encontramos no sólo el criterio para la distinción entre la esfera política y la religiosa, sino que también encontramos claras directrices para la misión de los fieles de todos los tiempos, incluidos los de hoy en día», dijo el Papa.

Después de la oración del Ángelus, el Papa pronunció palabras de aliento para los dieciocho tripulantes de dos barcos pesqueros italianos que están detenidos en Libia desde el 2 de septiembre del año pasado, supuestamente por entrar en las aguas territoriales de ese país sin permiso.

El pontífice también dijo que rezaba para que las negociaciones internacionales condujeran a la paz en el país del Magreb, que ha estado plagado de guerra, caos y luchas por el poder desde la caída del dictador Muammar al-Qaddafi en 2011.

«Hermanos y hermanas, ha llegado el momento de poner fin a todas las formas de hostilidad y de promover el diálogo que lleve a la paz, la estabilidad y la unidad del país», invitó Bergoglio.

Por otra parte, Francisco celebró la «tan esperada» liberación del misionero Pier Luigi Maccalli, secuestrado en Níger hace dos años, y prometió sus oraciones por los catequistas perseguidos en diferentes partes del mundo.