Saltar al contenido

¿Sistema de entrega, mixto o perfecto lo que hay? El desafío de mejorar las pensiones en Chile

Andras Uthoff, ex miembro del Consejo Asesor para la Reforma de las Pensiones, dice que lo que se prometió cuando se introdujo el modelo "fue una falsa promesa". Mientras que Ronald Dempster, socio de My Welfare, sostiene que aquellos que contribuyeron durante 40 años "tienen una buena pensión".

¿Sistema de entrega, mixto o perfecto lo que hay? El desafío de mejorar las pensiones en Chile

¿Sistema de entrega, mixto o perfecto lo que hay? El desafío de mejorar las pensiones en Chile

1980 fue la canción número 1 Another One Bites the Dust de Queen. El imperio de la Guerra de las Galaxias lideraba. Y nació el clásico Pacman. Mientras tanto, también se desarrolló un modelo en Chile: En medio de la dictadura, nació la AFP.

Carlos Cazsely, Don Francisco y Javier Miranda, algunas de las grandes estrellas de la televisión chilena, prometieron un futuro mejor a través de la capitalización individual con mensajes llenos de esperanza. Promesas que se imprimieron en las mentes de los chilenos y que ahora están siendo cuestionadas por muchos.

Denisse Flores tiene 62 años y ha sido miembro de la AFP desde el primer día en 1980. No tiene ni una sola vacante, se retiró en mayo de 2018, dejando un salario de 1,5 millones de pesos. Pero su pensión es un poco más de 450.000 pesos.

«Prometió la jubilación, combinó la alegría, que no es la verdadera», dijo la mujer, que es uno de los pocos casos en Chile de personas que han logrado recaudar más de 100 millones de pesos y sin embargo apenas pueden pagar los dividendos de su departamento.

fue entregado a Fonasa y ha estado en la lista de espera para la cirugía de vesícula desde enero. Está tratando de ahorrar dinero adicional limpiando y como muchos otros tuvo que pedir ayuda para sobrevivir.

Uno de los principales temas de esta discusión es la tasa de reemplazo. En pocas palabras, es el porcentaje de su salario de los últimos 10 años que representa su pensión. Por ejemplo, si alguien gana un millón de pesos y tiene una tasa de reemplazo ideal del 70%, entonces debería recibir una pensión de 700.000 pesos.

Pero la realidad es bastante diferente. Según los cálculos de Ciedess, en 2018 las mujeres (de 50 a 60 años) tendrían una tasa de sustitución media del 19% y los hombres (de 50 a 60 años) una tasa de sustitución del 44%.

«No puedo estar satisfecha con el 30% de la tasa de reemplazo, esa no debería ser mi realidad», se queja Denisse.

El ideólogo de la AFP, José Piñera, estimó que la tasa de reemplazo es del 70%. Y esta promesa incumplida, junto con varias otras, ha causado indignación entre los chilenos, cuyo descontento estalló en las calles el 18 de octubre.

Andras Uthoff, ex miembro del Consejo Asesor para la Reforma de las Pensiones, dijo: «Fue una propuesta ideológica, una falsa promesa y un engaño al pueblo.

Mientras Ronald Dempster, socio de la consultora My Welfare, defiende que «si la gente contribuye con sus ingresos durante 40 años, todo el mundo tiene una buena pensión».

«Aquí las ideologías están mezcladas. Y como hemos introducido demasiada ideología en el debate, puede que hayamos aplazado las soluciones», argumentaba Alejandro Ferrero, ex comisario de pensiones.

En 2008, el gobierno de Michelle Bachelet añadió un sistema de pilares solidarios para apoyar a las personas de bajos ingresos. Si la pensión media en Chile es actualmente de 288.000 pesos, ¿por qué la expectativa estaba tan alejada de la realidad?

«Baja regularidad de las contribuciones, hacemos muy poco, mucho trabajo informal. En segundo lugar, el aumento de la esperanza de vida, los pequeños ahorros que tenemos, tenemos que repartir en más años de pensión. En tercer lugar, la rentabilidad de los fondos, que antes era muy buena, ahora está en declive», dijo Ferreiro.

Uthoff, por su parte, explica que «la vulnerabilidad del empleo en Chile ha sido ignorada; no todos tienen un trabajo estable y formal a lo largo de sus vidas. Incluso con las prestaciones del Estado, las pensiones son muy pobres. Alrededor del 80% trabaja por el salario mínimo y el 44% por debajo del umbral de pobreza.

«Hay sistemas de pensiones que funcionan en la medida en que uno ahorra. Muchos de los que dicen que tienen una mala pensión porque han trabajado durante 40 años no dicen que se han impuesto 40 años. No dicen que han impuesto lo que han ganado en esos 40 años», argumentó Dempster.

Más o menos satisfecho, la mayoría está de acuerdo en que los cambios son necesarios: Grandes para algunos, pequeños ajustes para otros. Tenemos el diagnóstico, pero lo que viene después, ¿cómo ahorramos las pensiones? ¿Pago por uso? ¿Sistema mixto? ¿El sistema perfecto que tenemos?

Por ahora, el Congreso intenta acelerar la discusión de la estancada reforma de pensiones enviada por el gobierno del Presidente Sebastián Piñera. Esta discusión sigue de cerca a Denisse y a miles de otros chilenos casi cuatro décadas después de la creación del controvertido sistema de pensiones.