Saltar al contenido

Las familias y los trabajadores despedidos de Latam piden su reincorporación: «Nos deja en total incertidumbre»

"Queremos dirigirnos a los directores y gerentes de Latam, rogándoles que esta decisión sea reevaluada, más aún en estos tiempos difíciles de pandemia, problemas económicos y desempleo", dicen en la carta enviada por los afectados a la empresa.

Latam Airlines anunció el viernes pasado que estaba despidiendo a más de 1.400 empleados en Chile, Colombia, Ecuador y Perú debido a la crisis económica de la industria causada por la nueva pandemia de coronavirus. Por esta razón, las familias afectadas y los funcionarios piden a la compañía este miércoles que reconsidere la medida.

«Queremos dirigirnos a los directores y gerentes de América Latina y pedirles una reevaluación de esta decisión, más aún en estos tiempos difíciles de pandemia, problemas económicos y empleo/»>desempleo«, dice la primera carta.

En el documento afirman que no desconocen el «complejo momento» por el que atraviesa el sector de la aviación, «pero con modestia creemos que lo más importante para nuestra empresa en este difícil momento es poder salvaguardar los puestos de trabajo, que es lo que se prometió cuando se aplicó el recorte del 50% de nuestros salarios».

«Somos familias, tenemos hijos, y aún tenemos que pagar nuestros estudios y la salud, tenemos deudas, como la gran mayoría de las familias chilenas, y esta situación de estar desempleados en medio de la pandemia, con el aumento del desempleo, nos deja en una completa incertidumbre, sin poder estar tranquilos ni saber qué decir a nuestros hijos», agregan.

Por esta razón, llaman a la empresa a «ponerse en nuestros zapatos» y piden que se examinen otras alternativas para superar la crisis económica que COVID-19 trae consigo. «El 30 de abril, vimos en las noticias que los accionistas de nuestra empresa Latam han distribuido 57 millones de US$, pero no entendemos cómo para nosotros y nuestras familias algunos de estos fondos no pueden ser asignados», añaden.

«Con menos de 1 millón de US$, podríamos pagar 3 meses de salario a las 290 familias de Chile que están sin nuestro sustento. No pedimos más, sólo que podamos seguir trabajando por el futuro de nuestras familias y todos nuestros colegas», exigen en la carta.

Finalmente, concluyen que «pedimos la reintegración de todos y que Don Roberto Alvo y la dirección puedan reconsiderar las decisiones tomadas. Esperamos de todo corazón que esta decisión pueda ser revertida y que podamos volver a nuestros trabajos».

Al anunciar los despidos la semana pasada, Roberto Alvo, el director general de la aerolínea, dijo que «desafortunadamente hemos llegado a la conclusión de que no tenemos otra opción que empezar a reducir el grupo. Entre otras cosas, esto significa que tenemos que dejar ir a algunas de las personas que trabajan con nosotros.